jueves, octubre 6, 2022
MÁS
    InicioCatasBobal, la uva referente de la “Mesopotamia” española

    Bobal, la uva referente de la “Mesopotamia” española

    Predominante en Manchuela y Ribera del Júcar

    La uva bobal está considerada por los expertos como una variedad minoritaria pese a que es la tercera más plantada en España y supone aproximadamente el 1,30% del viñedo de toda España. Minoritaria porque se encuentra cultivada en un reducto de tierra delimitado y al contrario de otras variedades prácticamente no ha se ha implantado en regiones limítrofes, salvo la comunidad valenciana, y menos aún en otros países. Además, es una variedad que está en claro descenso, pues en los últimos 20 años ha pasado de las más 100.000 hectáreas a las actuales 57.500 que declara el MAPA en 2020.

    Cuando hablamos de Castilla-La Mancha como territorio bobal habría que referirse a la comarca de La Manchuela que abarca pueblos de las provincias de Cuenca y Albacete, en transición entre la llanura manchega, Serranía de Cuenca y la comarca valenciana de Utiel-Requena. Hacia el interior se extiende hasta la zona de Pozoamargo, también entre Cuenca y Albacete donde también se encuentra el territorio de la DO Ribera del Júcar con bodegas tan representativas como Casa Gualda.

    El origen

    Viña de Bobal en Ribera del Júcar

    Dependiendo de si se vive en Valencia o Castilla-La Mancha se presumirá de que su origen está en la comarca de Utiel-Requena o en la Manchuela conquense y albaceteña. Históricamente ha sido la variedad tinta principal que ha habitado los suelos desde Pozoamargo en el límite de La Mancha conquense hasta la comarca valenciana mencionada con anterioridad. Así lo ha sido, al menos, hasta la reconversión del viñedo.

    Luis Jiménez, uno de los enólogos más experimentados de la zona defiende que La Manchuela es la “Mesopotamia” española. Se encuentra entre los ríos Júcar y Cabriel, uno de los más limpios de Europa. No es una zona llana para ser considerada parte de La Mancha ni montañosa para llegar a ser serranía. Se encuentra a poco más de 100 km del punto más cercano de la costa valenciana y su altitud media, entre los 700 y 800 metros le confieren unas condiciones únicas y bien diferenciadas para el cultivo de la vid, siendo además una zona histórica para el cultivo de la bobal.

    Con respecto a esta uva, habría que decir, siguiendo lo publicado en libros y tratados, que es una variedad muy productiva, pero no menos que otras en las mismas condiciones. Siempre dependerá del objetivo que se trace el viticultor y bodeguero. Si se trabaja con bajas producciones se conseguirá una indiscutible mayor calidad.

    Entre las principales virtudes de la bobal está su pH bajo y óptimo para vinos de crianza, reservas y espumosos (aún en desarrollo), además tiene una evolución-maduración excepcional en zonas altas.

    La trayectoria profesional de quien esto escribe pasado dos años entre “bobales” de la Ribera del Júcar, justo donde empieza dar paso la omnipresente airén. Es una variedad que no se ha tratado demasiado bien hasta hace pocos años, cuando se puso en valor su carácter autóctono con la elaboración de grandes vinos tintos. Por desgracia no se valora en la justa medida el vino rosado, que es gracias a las características que les aporta esta zona única, uno de los mejores de España.

    A la vista están los números de hectáreas perdidas en los últimos 20 años. Además, hay que tener en cuenta que parte de lo que se ha arrancado forma parte del principal patrimonio vitícola de una región: la viña vieja. Aunque por suerte hay suficientes hectáreas como para poder seguir disfrutando de grandes vinos.

    Con respecto a la cata de los vinos que aparecen en este reportaje hay que aclara que la bobal es una variedad compleja, que depende mucho de la producción y maduración de la uva por lo que es posible encontrar desde recuerdos vegetales y astringencia hasta un amplio abanico de matices florales y frutas rojas y negras y un buen comportamiento en la crianza que suaviza su carácter.

    VINOS RECOMENDADOS

    ILDANIA 2017 – D.O.P. Manchuela

    Bodega: La Niña de Cuenca (Ledaña – Cuenca) www.laninadecuenca.com/

    Comentario de cata: Rojo cereza con ribete cárdeno, capa media alta y lágrima que tiñe la copa. En nariz es complejo, fruta roja y negra, toques terrosos, mineral, hojarasca. También es balsámico con un sutil recuerdo final de pimienta. En boca es carnoso, tanino de la fruta que aporta estructura. En retrogusto vuelve el recuerdo de fruta madura y toques minerales. Un vino que tendrá buena evolución en los próximos 4-5 años. No es un vino «comercial», es un vino para quien busque vino sin artificios, variedad y sobre todo origen.


    FINCA LOS HALCONES EDICIÓN LIMITADA BOBAL 2017 – D.O.P. Manchuela

    Bodega: Pagos de Familia Vega Tolosa (Casas Ibañez – Albacete) www.vegatolosa.com

    Comentario de cata: Rojo cereza con ribete grana vivo. En nariz hay fruta negra que se funde con el regaliz, los balsámicos y la vainilla. En boca es carnoso, un vino con tanino que acompaña y aporta estructura. Un vino que tiene crecimiento acompañado al tiempo en botella. Es fresco, tiene buena acidez y en retrogusto vuelven los aromas de fruta negra que son los que predominan.


    CASA GUALDA TEN LEAL 2017 – D.O.P. Ribera del Júcar

    Bodega: Ntra. Sra. de la Cabeza S. Coop. (Pozoamargo – Cuenca) www.casagualda.com

    Comentario de cata: Rojo cereza con ribete grana y, capa media. En nariz es una fusión de monte bajo, hierbas aromáticas, balsámicos y mermelada de fresa. Sutil regaliz negro y pimienta. En boca es un vino con carácter, que pide un plato de cuchara o una carne roja. Nos sorprende con una sutil acidez que le aporta frescura y persistencia. El tanino le confiere carnosidad y te hace salivar. En retrogusto sobresale el recuerdo de mermelada de fresa y monte bajo.


    ALTERÓN ROSADO 2020 – D.O.P. Manchuela

    Bodega: Coop. San Isidro de Alborea. (Alborea – Albacete) www.cooperativavinoalborea.com

    Comentario de cata: Rosa fresa, denso, brillante. En nariz se acompaña de intensos recuerdos de fresa ácida y cerezas en su punto de maduración, El predominio es para la fruta, pero se acompaña también de un sutil recuerdo floral (rosas). En boca es un vino con estructura, un rosado con carácter varietal, acidez que va increscendo y que ayuda a dar persistencia. En retrogusto vuelve el protagonismo de la fresa ácida y la cereza.


    GASPAR DE FINCA MONTE GUZQUE 2020 – Vino de la tierra de Castilla

    Bodega: Pago de Guzque (El Toboso – Toledo) www.pagodeguzque.com

    Comentario de cata: Rosa fresa pálido. En nariz es una fusión de fruta roja (fresa) y recuerdos florales (rosas y sutiles violetas). Intensidad media, limpio. En boca es donde mejor se expresa gracias a una acidez chispeante, que te hace salivar. Es sabroso, tiene un punto salino que potencia la acidez y un sutil toque mineral que le aporta complejidad en retrogusto, donde se acompaña de la fresa ácida.


    CIEN Y PICO EN VASO 2019 – D.O.P. Manchuela

    Bodega: Cien y Pico (Mahora – Albacete) www.cienypico.com

    Comentario de cata: Color cárdeno con ribete violáceo. En nariz sobresalen recuerdos de fruta negra y violetas con toques balsámicos. En boca es carnoso, tanino que aporta estructura, un vino que tendrá una evolución positiva. En retrogusto vuelve el recuerdo de cerezas y un toque de caramelo-mermelada de fresa.


    ANTARES LÁGRIMAS DE BOBAL ROSADO 2020 – D.O.P. Manchuela

    Bodega: Coop. Ntra. Sra. De La Estrella. (El Herrumblar – Cuenca)

    Comentario de cata: Rojo frambuesa, pálido. En nariz predomina el recuerdo de cereza y fresa en su punto óptimo de maduración, aromas también de regaliz rojo y sutiles violetas. Intenso, invita

    a beber. En boca sorprende por su acidez y frescura. Untuoso, con volumen. En retrogusto se acompaña de la acidez para potenciar el recuerdo de la fresa y sobre todo cereza.


    VEGA MORAGONA BOBAL 60’s 2016 – D.O.P. Ribera del Júcar

    Bodega: La Magdalena Sdad. Coop. (Casas de Haro– Cuenca) www.vegamoragona.com

    Comentario de cata: Rojo cereza con ribete amoratado, capa media. En nariz sobresale el recuerdo de fruta roja y negra, toques lácteos y sutiles ahumados. Buen paso por boca, tanino que aporta carnosidad. En retrogusto vuelve el recuerdo de la fruta acompañado de cacao y sutil pimienta.


    RAYUELO 2015 – D.O.P. Manchuela

    Bodega: Altolandon (Landete – Cuenca) www.altolandon.com

    Comentario de cata: Rojo cárdeno con ribete violáceo. En nariz destaca el recuerdo de fruta roja y negra acompañado de sutil recuerdo licoroso. Es balsámico, casi mentolado, se acompaña de monte bajo y regaliz. En boca carnoso, tanino que acompaña para dar estructura, fresco, vuelven esos toques balsámicos de la nariz y en retrogusto aparecen recuerdos de cacao, sutil vainilla y pan tostado, caramelo.

    Artículo firmado por: JOAQUÍN PARRA. WINE UP.

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    - Advertisment -

    ÚLTIMOS POSTS