jueves, julio 25, 2024
MÁS
    InicioBodegasEl Premio al Vino Revelación de la Guía Peñín 2024 para un...

    El Premio al Vino Revelación de la Guía Peñín 2024 para un vino de Bodegas El Paraguas

    La Guía Peñín de los Vinos de España 2024, que reúne más de 9.900 vinos catados procedentes de más de 2.000 bodegas nacionales, ha concedido en su última edición el premio al Vino Revelación de la publicación al blanco Astillero 2021, elaborado por Bodegas El Paraguas en Ferrol. Astillero 2021 es un vino nacido de un pequeño viñedo de 0,25 hectáreas reconocido como el más septentrional de Galicia, cultivado con cinco clones procedentes de diferentes áreas de Galicia y Asturias de la variedad de uva blanco legítimo. Un vino elaborado en contacto con sus pieles durante siete meses y medio, merecedor de una puntuación de 95 puntos en la Guía Peñín.

    La Biblia de los vinos de España ha concedido este año el premio al vino blanco Astillero 2021 de la bodega ferrolana

    El galardón fue entregado a los responsables de Bodegas El Paraguas en el propio viñedo situado en la parroquia de Esmelle de Ferrol. Javier Luengo, director editorial de la publicación entregó el premio a Miguel Seijas, viñador de Bodegas El Paraguas y responsable de dicha parcela. Este galardón tiene una connotación muy emotiva, ya que Seijas procede de la Asociación Nuestra Señora de Chamorro de El Val, una sociedad que fomenta la inclusión laboral de personas con diversidad funcional. Seijas estuvo acompañado de sus compañeros y de las autoridades locales.

    Aunque el premio cosechado por Bodegas El Paraguas ha sido concedido a un vino elaborado en una zona alejada de cualquier indicación geográfica protegida, lo cierto es que la bodega gallega desarrolla la mayor parte de su labor vitivinícola en la comarca del Ribeiro.

    Uno de los socios, Marcial Pita, trabajó en la revista Alimentos durante dos años y también junto a Federico Lucendo en las primeras cosecha de El Linze

    En primer plano botellas de Astillero, el vino Revelación del Año para la Guía Peñin

    De hecho, desde su constitución en 2011, Bodegas El Paraguas ha tenido un éxito rotundo, superando las expectativas generadas en torno a su nacimiento y a sus creadores. Con sus vinos El Paraguas Atlántico, La Sombrilla y Fai un Sol de Carallo; y con su proyecto de I+D+i protagonizado por Astillero, la firma gallega ha conseguido captar la atención de los medios de comunicación, los sumilleres más determinantes y los restaurantes más exclusivos del planeta, exportando sus menos de 20.000 botellas por cosecha a 17 países.

    La viña, gran patrimonio

    El gran patrimonio de la firma gallega reside en la viña. Bodegas El Paraguas entiende el viñedo como una unidad familiar. Cada planta es un miembro de una familia y, por tanto, cada miembro de la misma aportará unas cosas u otras. Con estos mimbres, parten de la base de que no todas las plantas reúnen los exigentes requisitos que persiguen para la elaboración de sus vinos. Cada día y cada año las educan para que, algún día, lleguen a ese estatus mínimo imprescindible para que sus racimos conformen alguno de sus vinos.

    Con esta base, Bodegas El Paraguas elabora cada variedad de uva de cada viñedo -con excepción del vino Fai un Sol de Carallo– por separado y atendiendo a un método que se considera tras estudiar la naturaleza de cada cosecha y el posible potencial de las uvas antes de su vendimia.

    Independientemente del tipo de vinificación, todas las plantas proceden de viñedos con marcos de plantación tradicionales, muy apretados –de hasta 1 metro por 1 metro-, con gran disputa entre las plantas para que la producción sea limitada, nunca más de 4.500 kilos por hectárea de las 6,5 hectáreas que manejan hogaño. Igualmente, no contemplan la mecanización de los viñedos, porque consideran que, a la larga, puede alterar la composición de suelo. Por ello, tampoco utilizan herbicidas y limitan los tratamientos al máximo. No hay que olvidar que trabajan en Galicia y enfermedades como mildiu, oídio o botrytis están a la orden del día en un año húmedo o lluvioso.

    En cuanto al tipo de conducción, según la variedad de uva y el pago, trabajan con guyot simple, cordón simple o guyot doble. La poda de las plantas, generalmente, tiene lugar durante el mes de diciembre. Por otra parte, cada doce años, incorporan un abono natural de vacas para equilibrar el suelo.

    Matrimonio vinícola

    Detrás de Bodegas El Paraguas se sitúan dos de los agentes más determinantes del viñedo gallego. Felicísimo Pereira y Marcial Pita conforman uno de los matrimonios vitivinícolas más bien avenidos del panorama galaico. Su relación nace en 2007, tras diversas catas de calificación de cosechas en distintos consejos reguladores gallegos y concursos especializados en vinos. Les unió y les sigue “ensamblando” el amor por los vinos que reflejen el terruño y la identidad de las uvas, sin subterfugios, vinos delicados y de calidad contrastada.

    Felicísimo Pereira es posiblemente el mejor conocedor del enorme patrimonio vitícola que esconde el Ribeiro. Autor de alguno de los vinos más importantes que se han elaborado en Galicia, es heredero de una vasta tradición vitivinícola. Pereira pertenece a la cuarta generación de su familia que vive del mundo del vino y actualmente dirige una de las asesorías vitivinícolas más destacadas del panorama nacional. Su hijo, Iván Pereira, ya llama a las puertas de Bodegas El Paraguas para colaborar puntualmente en la bodega. La quinta generación de la saga familiar tiene el relevo garantizado.

    Por su parte, Marcial Pita es un viejo conocido del sector del vino castellanomanchego. Vinculado a este mundo desde los 16 años, cuando empieza a colaborar en el almacén de un club de vinos, desde 2002 hasta 2004 trabajó para la editorial Periodistas Asociados asumiendo los textos de la primera guía de vinos castellanomanchegos. Igualmente, participó en los paneles de cata de la revista y desempeñó labores periodísticas por toda la región.

    Su faceta como bodeguero arranca con un proyecto diseñado a conciencia en el año 2006, que lo elevó a la élite del vino nacional, gracias al tinto El Linze, vino que actualmente sigue elaborando la bodega ubicada en Valdepeñas Selección Lucendo. Tras varias añadas consolidando su éxito como elaborador, desde 2011, todo su empeño como bodeguero está enfocado en Bodegas El Paraguas, en Galicia, la tierra que lo vio nacer.

    ARTÍCULOS RELACIONADOS
    - Advertisment -

    ÚLTIMOS POSTS