viernes, febrero 3, 2023
MÁS
    InicioOpiniónCómo elaborar cerveza en casa con un método muy sencillo para principiantes

    Cómo elaborar cerveza en casa con un método muy sencillo para principiantes

    Miguel Ángel Barrejón Abengózar

    Maestro cervecero de Cervezas Artesanas LA PRIMERA

    Si quieres hacer tu propia cerveza en casa con utensilios básicos de cocina y que se utilizan habitualmente para cocinar, tienes que prestar atención a todos los detalles que explico en este artículo. Lo primero que hay que hacer es reunir una serie de utensilios cotidianos para hacer esta elaboración en casa, y es muy importante que los tengas todos a mano para poder utilizarlos en el momento que los necesites sin perder tiempo buscándolos en el lugar que los tengas guardados.

    En principio, tenemos que saber los litros que queremos hacer porque de eso va a depender el tamaño de las ollas que tenemos que utilizar y todos los utensilios. Como ejemplo, podemos utilizar una olla de cocina de 10 litros para poder obtener como resultado 7 litros por las pérdidas de evaporación y la hidratación del grano que utilizaremos.

    Dos métodos

    Hay dos métodos con los que podemos hacerlo, uno de ellos es con extracto de malta enlatada. La lata contiene un sirope y habrá que seguir las instrucciones del fabricante para hacer la cerveza. Resulta más sencillo, pero con un resultado distinto. Para el segundo método se utiliza una receta que solamente contiene grano. ¿Esto qué significa? Pues que cogeremos la cantidad de malta que tenemos para la receta y que habrá que molturar ese grano.

    Hay que aplastar el grano para quebrarlo en partes, sin dañar la cascarilla (no se debe triturar hasta conseguir harina, porque este grano molturado nos servirá de filtro natural). Esto que parece complejo en realidad no lo es, porque se puede comprar ya molturada y se acaba el problema.

    Utensilios necesarios

    Densímetro utilizado en la elaboración de cerveza artesana

    Una olla de 10 litros, una nevera de camping, un colador muy grande, una jarra, un termómetro de cocina, una garrafa de 10 litros con un airlock (elemento que deja salir el gas, pero no permite la entrada de aire para evitar que se contamine la cerveza) un densímetro para saber la densidad que obtenemos y calcular el grado alcohólico obtenido, una chapadora, unas botellas de tercio para guardar la cerveza y Star San (este producto es para sanitizar, acabar con los gérmenes, de todo lo que está en contacto con la cerveza). Uno de los kits de cerveza artesana del mercado.

    Receta: 1.6 kg de malta de cebada pilsen ya molturada, 5 gr de lúpulo Columbus en pellet, un sobre de 11 gr de levadura Safale US-05.

    Cinco procesos

    Explicado rápidamente y sin muchos detalles son 5 procesos: macerado, filtrado, hervido, fermentado y embotellado. Consiste en poner la malta molturada en agua durante 1 hora a 65ºC para tener un resultado de un mosto dulce. Este mosto dulce hay que hervirlo para esterilizarlo durante 90 minutos. Después hay que enfriarlo rápidamente a 20ºC para meterlo en una garrafa con la levadura para que fermente el mosto en algo más de una semana y convierta esos azucares del mosto en alcohol con la liberación de Co2.

    Ni que decir que tiene, que hay que ser muy cuidadoso con la limpieza de todos los utensilios que vayamos a introducir en nuestra cerveza, porque sin darnos cuenta podremos contaminarla nosotros mismos con facilidad si no limpiamos todos los recipientes (ollas, garrafa y cuchara) y utensilios de medida (termómetro, densímetro etc..). A partir del hervido ya, nuestro mosto está sanitizado y listo para fermentar.

    Macerado

    Vamos con la receta. Empezamos calentando 5 litros de agua en una olla a 68ºC empezando así el proceso que se llama macerado. Cuando consigamos el objetivo de la temperatura hay que ir echando en la nevera de camping la malta con el agua y no dejando de remover para que no se formen grumos ni pelotas de malta para así asegurarnos de que extraemos los azucares de todo el conjunto. Hay que volver a medir la temperatura porque al poner la malta siempre bajara la temperatura de toda la mezcla, intentando mantener la temperatura de 65ºC una hora en la nevera tapada.

    Temperatura correcta

    Hay que asegurarse de mantener el máximo tiempo a la temperatura correcta y tengamos la disolución de los azucares al completo. Cuando hayan transcurrido 60 minutos hay que subir la temperatura a 75ºC para empezar así el recirculado y filtrado, removiendo con cuidado para que no se pegue el mosto en el fondo de la olla. Cuando alcancemos los 75ºC cogeremos otra olla limpia, el colador y la jarra para filtrar todo el mosto por el tamiz formado por la cascarilla retenida en el colador. Hasta que salga más clarito el mosto movido de una olla a la otra y repetiremos la operación un par de veces o tres.

    El objetivo es intentar filtrar lo máximo posible ese mosto y que no baje mucho la temperatura, para ello le incorporaremos agua caliente a 85ºC para compensar esa posible pérdida de grados centígrados o en su defecto volver a calentar el mosto. Habrá que echar tantos litros como sean necesarios para completar los 8 litros de la olla. El agua la iremos echando por el colador para que así arrastre azucares residuales de la malta depositada en el colador. Terminado el proceso anterior con un resultado de 8 litros de mosto clarito a 75ºC y una densidad inicial, desde ahora DI, de 1.048 aproximadamente.

    Hervido

    Ahora empezamos el proceso de hervido. Serán 90 minutos para sanitizar el mosto y poner las cotas de lúpulo de la receta. A partir de este momento todo utensilio que entre en contacto con el mosto tiene que estar limpio y desinfectado para evitar la entrada de bacterias. Procedemos subiendo los 8 litros de mosto a ebullición por un tiempo de 90 minutos, añadiendo en ese momento 4 gr de lúpulo Columbus al empezar el hervido y 1 gr de Columbus unos minutos antes de terminar.

    Enfriar rápidamente

    Completado este proceso hay que enfriar rápidamente el mosto entre 18 a 20ºC que es la temperatura de fermentación que habrá que mantener en los días posteriores hasta terminar el proceso. Hay quien utiliza un recipiente con hielo y sumerge la olla y también quien utiliza la bañera con agua. Cada cual tendrá que buscar el método más cómodo para él.

    Una vez que está frio se pondrá en la garrafa previamente desinfectada y añadiremos medio sobre de levadura para taparla lo antes posible con el airlock que instalaremos en el tapón de la garrafa. El proceso de fermentación durará una o dos semanas. Sabremos que este proceso ha concluido cuando deja de borbotear el airlock, habiendo expulsado todo el gas producido en la fermentación y como consecuencia se habrán consumido los azucares que había disueltos en el mosto. Recomiendo dejarlo fermentar durante dos semanas o hasta lograr una densidad final, desde ahora DF, próxima a 1.010.

    Embotellado

    El siguiente proceso es el embotellado. En este momento contaremos con la cantidad de botellas desinfectadas necesarias para meter todo el volumen de cerveza obtenida que debería ser de 7,5. Vuelvo a repetir, todos los utensilios limpios y desinfectados. Procederemos agregando a cada botella 5,5 gr de azúcar para que se produzca una segunda fermentación en la botella chapada, que estarán a temperatura ambiente durante 10 días aproximadamente para que generen la espuma y el gas que a todos nos gusta disfrutar. Después de los 10 días las conservaremos refrigeradas y en vertical hasta el momento de consumirlas, concluyendo así todo el proceso.

    ARTÍCULOS RELACIONADOS
    - Advertisment -

    ÚLTIMOS POSTS