martes, diciembre 6, 2022
MÁS
    InicioOpiniónKilómetro cero

    Kilómetro cero

    Hace ya tiempo que le pusieron nombre al consumo de productos autóctonos, unos lo consideran filosofía y otros, moda, y se refiere a consumir productos de cercanía. En esta época de titulares sonoros apareció un movimiento autodenominado slowfood que le puso normas a lo que llamó cocina de “kilómetro cero”, y el ecochef debería tener un mínimo de ingredientes producidos a ciertos kilómetros de cercanía para tener esa distinción. Vale, bien.

    Las paradojas se dan cuando en lugares productores de un alimento de calidad no sea este el más cuidado y sugerido

    Hablando de restaurantes, hoy por hoy es difícil si no imposible tener exclusivamente producto de cercanía y temporada. Algunas honrosas excepciones hacen las delicias del feliz comensal que debería saberse afortunado. Pero las tendencias y las cartas largas hacen necesarios ingredientes de muy distintas procedencias y temporadas, conservados de la mejor manera, para elaborar una carta de platos que resulte atractiva a los clientes.

    Consumo variopinto

    Con los vinos ocurre lo mismo. El consumo es muy variopinto, lo que es muy beneficioso y, también, que los consumidores entiendan el vino como un alimento variado. Las paradojas se dan cuando en lugares productores de un alimento de calidad no sea éste el más cuidado y sugerido, entiéndase la calidad por su acepción en cuanto al equilibrio entre lo que uno paga y lo que consume.

    En este artículo Adán Israel habla sobre los productos de proximidad y su auge social

    Este tema se discute en los mentideros desde que el consejero de agricultura de Castilla La Mancha dijo que el gobierno regional iba a realizar acciones formativas, donde se dé a conocer un poco más a fondo la variedad enológica de la región y que los hosteleros recomendásemos en primera instancia un vino de esta comunidad autónoma, qué disparate. Esto ha chocado a muchos “conocedores” de vinos que se sienten contrariados y lugares tan disolutos como las redes sociales han hervido.

    Acciones de formación

    Personalmente veo muy positivas las acciones del gobierno en cuanto a formación, que los compañeros hosteleros recibamos algo tan importante como conocer algo más los productos de la región puede hacer que se valoren más, puede. Lo que es seguro que cuando uno cata un producto distinto al habitual tiende a compararlo y valorarlo, y el tiempo pone a cada uno en su sitio.

    Yo opino desde este púlpito que me brinda la revista Alimentos, que hay un gran desconocimiento de una región tan larga y ancha como Castilla La Mancha, hay tantos productores y tan distintos productos que es una gran idea que se les dé la oportunidad de darse a conocer, y que los vendedores finales, los camareros, conozcamos.

    Cariño

    En conclusión, por experiencia sé que lo que se ofrece con el cariño de quien conoce las virtudes de lo brindado, sabe mejor. Y que cada acción tiene su reacción y pese a eso, una repercusión. Desde mi puesto de trabajo como camarero creo positivo cualquier tipo de formación o reciclaje, más si es acerca de los productos y productores que me rodean y más aún si es pensada para mi gremio hostelero y con horarios adaptados. Es más, lo creo necesario.

    Adán Israel

    Presidente de la Asociación de Sumilleres Manchegos

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    9 COMENTARIOS

    1. Totalmente de acuerdo, hay que seguir formándose y mejorando, así como valorar los productos de temporada y el trabajo de los productores a la hora de elaborarlos. Hay productores pequeñitos que le ponen mucho cariño a su producto y eso se nota después en la calidad.

    2. A nadie que viaje a Valladolid o a la Rioja se le ocurre pedir un tinto de otro lado de buenas a primeras, ni a un hostelero común de allí recomendarte un vino, en primera instancia, que no sea de ahí. ¿Porqué en La Mancha no hacemos lo mismo?. Estoy de acuerdo contigo Adam.

      • Hola Arturo!
        Pues coincidimos, a nadie le desagrada un buen vino independientemente de dónde proceda, pero lo ideal es promocionar las cosas bien hechas de tu entorno primero. Sin dar de lado a la calidad, de donde proceda.
        Gracias por tu comentario!

    3. Adquirir productos de kilómetro cero potencia la economía de la zona y pone en valor los productos de la comarca en la que vivimos además de garantizar que llegan al consumidor en su momento óptimo.

    4. La formación siempre es importante y si sirve para que los profesionales conozcan los productos de la región pues perfecto, así podrán ofrecelos con más garantías y seguridad, sin necesidad de establecer un orden absurdo.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    - Advertisment -

    ÚLTIMOS POSTS