jueves, abril 18, 2024
MÁS
    InicioOpiniónNueva normativa de la Unión Europea para el etiquetado de los vinos

    Nueva normativa de la Unión Europea para el etiquetado de los vinos

    El día 8 de diciembre de 2023 entró en vigor la nueva legislación europea sobre el etiquetado de los vinos (reglamento 2021/2117) para aquellos que se hayan producido a partir de esa fecha. La legislación obliga a todos los productores y envasadores a informar al consumidor de los ingredientes del vino, su descripción nutricional e información sobre alérgenos.

    Juan Fuente opina sobre la nueva norma que entró en vigor el pasado 8 de diciembre

    Esta información se puede poner directamente sobre la etiqueta o bien se puede desmaterializar a través de un código QR que podremos desplegar en nuestro teléfono donde tendremos toda la información necesaria de los vinos que vayamos a comprar en el mercado o en los restaurantes.

    La medida, en sí misma, está bien. El vino es un alimento y por lo tanto toda información que reciba el consumidor es buena. Además, podemos seguir utilizado las contraetiquetas como hasta ahora con toda la información necesaria para un mejor entendimiento del vino: uva, suelo y clima, cata, envejecimiento, etc.

    Quizás ahora está resultando algo pesado para las bodegas y comercializadores poner en marcha el procedimiento, pero entendemos que a la larga toda información adicional será buena. Como siempre, cuando hay cambios legislativos se crea incertidumbre, diferencias en la interpretación de los contenidos, de los plazos de aplicación o del alcance de los productos afectados.

    Juan Fuente, enólogo de Bodegas Manjavacas

    Cambios a última hora

    Este caso no ha sido una excepción y muchas bodegas han considerado la nueva legislación rara y difícil de interpretar hasta última hora. Además, se han realizados cambios a última hora que a muchas bodegas les ha pillado con etiquetas hechas y con deficiencias en la aplicación de la orden. La administración regional, responsable de la aplicación y del seguimiento legislativo, ya ha comentado que habrá flexibilidad en la puesta en marcha de las nuevas etiquetas pero que no podemos obviarlos y que su aplicación es obligatoria.

    Más allá de toda la cuestión reglamentaria cabe preguntarnos si este nuestro mundo del vino necesita tanta normativa, legislación, control y demás imposiciones obligatorias que complican la vida a los productores y también a los consumidores.

    Muchos creemos que en la complejidad está la diversidad y las ventajas del vino sobre sus competidores más cercanos como la cerveza. Por el contrario, hay mucha gente que piensa que debería ser todo más sencillo, fácil, accesible y hacer del vino una bebida más popular y menos complicada.

    El vino es parte de nuestra cultura, una larga cultura gastronómica y vital. Es complejo, diverso, diferente, legislado hasta decir basta, está bueno y mejora nuestra vida.

    Venga reglamentos¡!!

    Juan Fuente Rus

    Portavoz sectorial de vinos en Cooperativas Agroalimentarias de CL

    ARTÍCULOS RELACIONADOS
    - Advertisment -

    ÚLTIMOS POSTS